Manos a la masa, o a las galletas más bien.

Que con ésto de haber decidido darme un respiro vacacional y no agarrar un libro en toda la s.santa se me pasan por delante un montón de horas libres que he ocupado en “cosas” (muchas y muy variadas).

Esta tarde tocó hacer tarta. De chocolate. De la de la Srta.O. Y volví a demostrarme lo que ya sabía. Que en la cocina me relajo, y pienso, y me encanta.

La tarta fue un verdadero desastre: el molde no cerraba bien, asique cuando quise montar la masa sobre la galleta comenzó a escurrirse por toda la encimera, mi madre dándo voces, mi padre riéndose de mi y yo sin entender por qué no se habían marchado a tomar el fresco un rato y me habían dejado tranquila.

Al final reinventé la receta. Y la tarta quedó realmente rica.

En fin, como dice mi abuelo, que ahora ya sabe pintar con el Paint:
“Esto, al cura de San Juan no le pasa”

¿¿Y vuestras vacaciones??

Relax

18 abril, 2011

Por fin un poco de tiempo para no hacer nada, o para hacer muchísimas cosas…
de momento la única novedad que os puedo comentar es que al final me he decidido
por ésta firma para mis fotos, pocas veces irá completa, pero es la idea.

¿Qué os parece?


Siempre fui una princesa malvada,
en busca de un pirata poeta.
Entonces llegaste tu.

Se lo ví en Nochebuena:
– “¡Abuela, qué bonito es!”
-“Hombre, me lo regaló tu abuelo de novios”
(como dice ella, que me hace mucha gracia)
E intentó quitárselo al instante, cosa que yo no la dejé hacer.
Pero ayer me llamó por teléfono, para decirme que se lo había dado a mi madre para que me lo hiciese llegar; que tiene la grandísima suerte de poder compartir lo que su hija jamás quiso con su nieta. Cosa de lo que está increiblemente orgullosa, porque es la única de todas sus amigas que puede hacerlo. Y además la encanta.
((Aún tengo que devolverle el cuerpo que me puse en Nochebuena, que también era suyo))

QUÉ GRANDÍSIMA SUERTE TENGO

De izquierda a derecha y de arriba a abajo:

Crema de manos, que en invierno siempre viene bien.
– Mi agenda, que está la pobre que no da más de si. Pero es que tengo que apuntarlo absolutamente todo, porque mi memoria a corto-medio plazo es pésima.
– La cartera, cuanto más grande peor, porque la llenas de mierducas que luego no utilizas.
Caramelos que no suelo tomar. No se muy bien qué hacen ahí, pero no los saco porque creo que en algún momento pueden venirme bien.
– Los carretes de la Diana, que viven ya en el fondo de mi bolsillo exterior, esperando el momento en el que pase de una santa vez por una tienda y me rebelen lo que he sido capáz de hacer con ella.
– El estuche, que lleva conmigo desde el cole. Algunos lo recordarán. Ha llegado el momento en el que me da cierta vergüenza sacarlo en clase, pero más que nada por la imagen que pueda dar a ciertos personajes que se empeñan en hacer de la carrera algo serio de más y que no aceptan estos pequeños guiños al humor.
– La BB, claro que si. Que he tenido que ponerle cordón porque jamás la encuentro cuando suena, y me pone nerviosísima, así tiro de lo primero que pillo, y siempre es el cordón. Los cascos casi no los uso, me he deshabituado de escuchar música por la calle, (fijatetú).
– Una chuleta, del último exámen.
– Un clip y un imperdible. Que nunca se sabe…
Pañuelos y vaselina, que no me quito el trancazo ni para atrás.
– Mi barra de labios, siempre. Y roja, siempre.
– Las llaves, que están siempre en su sitio, pero nunca aparecen.
– Un pen.
– Un abridor (¡¡!!) de épocas pasadas…
– (otra vez la chuleta)
– Una piruleta, posiblemente proveniente de las que nos da el Sr.P los Domingos con el Gin-tonic.
– Un lápiz de ikea, que como todo el mundo sabe, es la cosa más útil del universo y no debe faltar jamás en un buen equipo de día a día.
– Librito de pegatinas, para llenar los apuntes de… de notas hacia mi persona.
Lizipaina, para la tos invernal.
Subrayadores, que se note que estudio.

Y faltan, claro está las cuatro cositas necesarias las noches de los sábados. El par de zapatos por si los tacones me hacen daño, o la cámara de fotos si hace bueno. El paraguas si llueve… En fin, que creo que lo que realmente pesa es esto último. 🙂

¿¿y vosotros, qué lleváis en el bolso??

Caprichosa…

15 febrero, 2011

Somos tres hermanos y en mi casa los caprichos no se estilan:
mímame tu, que eres hijo único y no tienes con quién compartir.

Me declaro oficialmente griposa. Asique eso de
sexo, drogas
y rock&roll
de fin de exámenes…

Tendrá que esperar…

FARMAESPERANZAS

31 enero, 2011


Supongo y espero, por mi bien personal, que dentro de unos años pueda sentirme orgullosa de lo que he hecho hasta ahora. Que la vida me marche estupendamente y los pocos planes que tengo en mente estén por lo menos en vías de desarrollo.

Llevo 6 años estudiando farmacia, y desde el segundo tengo una cosa clarísima: NO ES LO MIO. Pero tener la vida solucionada y un futuro digno antes incluso, de comenzar la carrera, unido todo al pragmatismo que no me despego ni con agua hirviendo hizo que el segundo año le diese otra oportunidad a la carrera. Y año tras año sigo esperando que se despierte en mi el espíritu de boticario que a muchos de mis compañeros les sobra.

¿Que por qué digo todo esto?
Pues lo digo para autoconvencerme de que en 6 años he aprendido muchas cosas, no solo en la facultad sino en todo lo que rodea al día a día universitario; y porque necesito que llegue el momento en que deje de pensar que aquella elección, además de ser pragmática y una cabezonería fue EL ERROR DE MI VIDA.

I (L) BCN

29 enero, 2011

Robado, a la Señorita @LuMovi . Se que entenderá que me este anuncio me ha sacado una sonrisa, me ha  despertado el gusanillo y ahora me muero por volver a la que quizás algún día sea mi ciudad. (L)

Para curar una sobredosis de decepción y desilusión.

Después de una mañana de jaqueca, de estudio y de desconcentración; seguida de una tarde de esquemas, de repasos… de desesperación; ellas llaman cómo si se lo oliesen y te proponen un plan. EL PLAN.

Vamos a ponernos hasta las tetas de comida china, cenando nosotras solas, y se permite llorar y reir. Las dos cosas. Pero no se permiten los siguientes temas:

– próximos años, futuros, ni siquiera semana que viene.
– farmacias, medicamentos, fármacos, fórmas farmacéuticas, principios activos, ni de drogas.
– facultad, exámenes, clases ni asignaturas.
– novios, amigos con derecho a roce, novios de amigas ni nada similar.

La finalidad es el desestrés, desahogar y des muchas otras cosas. ¡¡Reirnos un poco, qué carajo!!
Y me consta que no se nos va a terminar la conversación hasta el momento de despedirnos.

((gracias, porque no sabía cuánto lo necesitaba))